31/8/13

Comunicado de la FORA en repudio a la represión en Neuquén. [Argentina]

Desde la Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A.) repudiamos la feroz represión estatal desatada contra pobladores que en Neuquén se manifestaron contra el emprendimiento de YPF –Chevron en el yacimiento de Vaca Muerta.
En el sistema del capital mercancía en el que las clases dominantes pretenden condenarnos a sobrevivir la represión aparece muy pronto para salvaguardar los intereses de capitalistas, tecno burócratas y empresarios asociados a la caterva de políticos.
No es casualidad que estos hechos se den en la misma provincia en que los nativos Mapuches resisten la expansión predadora del capitalismo que se expande sin cesar desde fines del siglo XIX con Roca como portaestandarte de la expoliación y continuó incesante durante el pasado siglo XX. La misma provincia en que fuera asesinado el maestro Carlos Fuentealba, arteramente por los esbirros del Estado. Es por esto que reprimen porque los de abajo no se resignan mansamente a aceptar la prepotencia de los funcionarios coaligados en defensa de sus intereses espurios y de los privilegios.
Nuestra solidaridad activa con las víctimas de la represión y los ataques de los uniformados.
Por la articulación solidaria de las luchas contra el capital, el estado y los explotadores.

30/8/13

El Partido Popular (PP), un partido abiertamente fascista.

¿Qué se puede esperar de un partido fundado por ex-ministros y simpatizantes franquistas? Ni ellos mismos lo ocultan. Ni ellos mismos se avergüenzan. Exponen sus fotos orgullosos. Hablan alto y claro de su pasado. Hoy en día, el partido en el poder del estado español, el PP (Partido Popular), es un partido abiertamente fascista.
Fotos de MILITANTES,LIDERES DE LAS NUEVAS GENERACIONES (SECCIÓN JUVENIL DEL PP)  Y CONCEJALES DEL PP SOLO EN LOS ÚLTIMOS MESES:

Concejala del PP de juventud y sanidad en el ayuntamiento de Canals, junto a la bandera del régimen fascista.

Secretario de deporte del PP en Xativa, posa con símbolos neo-nazis junto a un grupo ultra.

Militante del PP celebrando la victoria electoral con la bandera del régimen franquista

Carda militante activa del PP, tercera por la izquierda, con unas amigas.

Presidente de las juventudes del PP (NNGG) de Xativa, haciendo el saludo fascista. 

Concejal del PP en Castil de Peones (centro), junto a unos amigos posan orgullosos junto a un llavero fascista.

Candidato a presidir las juventudes del PP (NNGG) en Paterna, haciendo el saludo fascista.

Concejal del PP, homenajeando a Franco en el Valle de los Caídos.

E.Zaplana: Ministro de trabajo y asuntos sociales (2002-2004),  portavoz del gobierno de España (2003-2004), portavoz del partido popular en el congreso, diputado, senador, presidente de la Comunidad Valenciana,...) 

Líder de las juventudes del PP en Gandia


Declaraciones de la Viceconsejera de Asistencia Sanitaria en Madrid.

Declaraciones de un militante activo del PP en su cuenta de Twitter.

Otro militante activo del PP. Homenajeando en su twitter personal la fecha del golpe militar fascista del Franco.


Declaraciones de J.M. Oreja; Diputado europeo por el PP actualmente,  ex-presidente del PP en Euskadi durante 7 años,  ex-diputado, ex-miembro del parlamento vasco,...Junto a las declaraciones de M. Fraga, fundador y ex-presidente del PP, senador, diputado, presidente de honor del PP,...y ex-ministro del dictador Franco.


Manuel Fraga. Fundador del PP (antes llamado AP). Presidente del partido durante 13 años. Presidente del PP en Galicia. Presidente de la junta de Galicia. Diputado. Senador...Embajador de la España franquista en Reino Unido. Ministro del regimen fascista durante 7 años. Concretamente de información y turismo. Mano derecha del dictador militar Francisco Franco. Y presidente de honor del partido que el mismo fundo en base a sus ideas, el Partido Popular:

Fragam vestido de militar, saluda afectuosamente al dictador.

Mano derecha inseparable del dictador fascista Franco. La misma mano derecha que no se canso de levantar para hacer el saludo fascista durante la dictadura en la que participo activamente.


Homenajeado, y admirado por los lideres y la jerarquia de su partido.


28/8/13

Anarquismo y lucha anti-alcohólica en la guerra civil española.

Actitudes contra el alcohol durante la Guerra Civil

Durante la Guerra Civil Española, en la línea del frente de Huesca, las Juventudes Libertarias de Barbastro cuelgan una serie de carteles con el siguiente texto:

“EL BAR: anquilosa, es el vivero de la chulería, CERRÉMOSLE.
LA TABERNA, atrofia y degenera el espíritu combativo, CERRÉMOSLA.
EL BAILE, es la antesala del prostíbulo, matando las energías del joven luchador, CERRÉMOSLE.
CINES Y TEATROS, una misión: labor antifascista: de lo contrario, CERRÉMOSLO. Todo ser que frecuente estos lugares es merecedor del desprecio" ¡ABAJO EL PARASITISMO!”.

Analizando la prensa anarquista del momento, observamos críticas similares a los centros de diversión, “a la situación cafeteril, la obsesión por el bar y la gramola”. Bares, cafés y cabarets son percibidos como lugares defendidos y apoyados por el capitalismo, donde el vicio, “de origen y promoción puramente fascista y clerical, hace desgastar las energías de los luchadores y provoca escándalo entre aquellos que quieren ganar la guerra y hacerla revolucionaria”. Incluso se producen incidentes violentos, como diversos ataques de milicianos a cafés y tabernas en Lérida, donde “pusieron las mesas patas arriba, y por poco no hicieron lo mismo con sus pacíficos concurrentes”. Estos ejemplos muestran la importancia que para los anarquistas tiene en esos momentos la lucha contra el alcohol y contra los centros públicos de diversión.
Una primera y simplificada explicación a este hecho se centra en la importancia que en todo conflicto tiene la retaguardia, que ha de ser vista como un ejemplo moralizante. En general, se solicita una templanza que sea modelo para el frente y muestra de solidaridad con los combatientes, por lo que son frecuentes las críticas a las actitudes frívolas que en ella se producen: en la zona republicana encontramos varios ejemplos, alguno tan temprano como el de Milicia Popular, que ya en octubre de 1936 exige que “se ha de acabar con la vergüenza que ofrecen las terrazas e interiores de los cafés, atiborrados siempre de elegantes estrategas que, entre sorbo y sorbo de cerveza, opinan sobre la marcha de las operaciones y comentan despectivamente las medidas que el gobierno adopta” .
El diario ABC denuncia los incidentes que se producen en los cafés de Madrid, como al que hace referencia en un artículo titulado “Falsoscombatientes y falsos señoritos”, de febrero de 1937: unos individuos, que se presentan como combatientes, intentan detener a los soldados que descansan en algunos bares y cafés, acusándoles de traidores emboscados y de señoritos. Incluso el diario difunde algunos lemas como “el verdadero miliciano no toma café con ametralladora”  o “el verdadero miliciano no se hace el héroe en la calle de Alcalá”.
En marzo de 1937, la campaña Pro Ejército Popular lanzada en Tarragona tiene, entre sus principales objetivos, estructurar la vida de retaguardia “a fin de terminar con la despreocupación y alegría en que se vive y hace vivir la guerra; misión suya sería también la de cerrar los cabarets y espectáculos que no tengan como fin un objetivo para la guerra, así como prohibir los bailes de los domingos” .
Valencia, la nueva capital republicana, es vista desde la sitiada Madrid como un ejemplo escandaloso a no seguir en tiempos tan difíciles. El ABC recoge un artículo de Fragua Social de Valencia, con el elocuente título de “Pero, ¿esto es una verbena?”, donde se dice lo siguiente: “Si esto no es una verbena, se le parece mucho. Creemos que ha llegado el momento de tomar en serio estos problemas de la frivolidad. Da grima contemplar Valencia. Por doquier canciones, música de radio, bullicio, alegría desbocada, palabras sin sentido, desenfado, euforia… y la guerra no se ha ganado todavía, ni se hallan lejos los frentes, ni está despejado el horizonte por completo… Esto ¿Qué es? ¿Vivimos en un país de locos o se nos quiere volver locos a los demás? Imitemos el ejemplo de Madrid y sirva de modelo la moral de su retaguardia. Pesimismo, no; pero inconsciencia, tampoco; la guerra lo exige”. Y parece ser que esta animación tanto de día como de noche era algo que sorprendía a los que llegaban por primera vez a la capital levantina: “los cabarets estaban abarrotados, desde que se abrían a primera hora de la tarde, hasta que cerraban mucho después de la medianoche”, afirma un diplomático británico.

Anarquismo y alcohol

El anarquismo va más allá, como lo demuestra el hecho de que la lucha contra el alcohol sea un elemento transversal a esta ideología, ya desde sus inicios. Las bebidas alcohólicas son presentadas desde los primeros textos fundadores como un siniestro veneno, que losBorgias capitalistas destinan a mantener embotadas, lejos de la revolución, las voluntades de los trabajadores: “estupefactado por el tóxico, no siente el peso de sus cadenas y la degradación de la esclavitud”, afirma un tratado antialcohólico con el elocuente título de “El veneno maldito” [14]. “Trabajadores, ¡no bebáis! ¡Cuántos obreros, pésimos padres de familia y peores maridos, olvidando los más sagrados deberes, derrochan la mitad o un tercio del ya escaso jornal que perciben, en libaciones alcohólicas, en la taberna, en el juego, dejando los hijos y la mujer sin pan, forzados al ayuno y víctimas de todas las tribulaciones de la vida!”, proclama igualmente una conocida publicación anarquista.
El alcohol es visto como una terrible arma del enemigo que hay que combatir, porque “a mayor núcleo de bebedores, mayores ventajas de sometimiento, ya que poco a poco la bebida quita la energía, la salud, la nobleza y el entendimiento y, lo que es peor, el sentido de la dignidad” . Producto y sostén del régimen capitalista, el alcoholismo no desaparecerá más que con él. El efecto no cesará mientras persista la causa. Incluso, el alcohol es visto como un temible competidor de la propia ideología revolucionaria: según Bakunin, los peligros del alcohol podían hacer fracasar la revolución al ver los trabajadores en su consumo una salida errónea a su denigrante situación y una manera fácil de escapar de las miserias del capitalismo. “Para escapar de su situación (refiriéndose al pueblo) hay tres métodos, dos quiméricos y uno real. Los primeros dos son la taberna y la iglesia, libertinaje del cuerpo o libertinaje de la mente; el tercero es la revolución social” 
El rechazo de algunos valores considerados degradantes y la visión utópica de una nueva sociedad han hecho que algunos historiadores hayan visto en el movimiento anarquista español un carácter primitivo o milenarista. Así, se habla de “puritanos austeros que impulsaban imponer el vegetarianismo, la abstinencia sexual y el antialcoholismo a uno de los campesinados más atrasados de Europa” .
Esta visión ha de ser rebatida ya que, en contra de lo que afirman algunos textos sobre el celo de los anarquistas, la mayoría de los dirigentes locales y asistentes a los ateneos y sindicatos creen en la moderación, no en la abstinencia. El obrero consciente, el anarquista dedicado que simbolizaba el espíritu y el conocimiento necesarios para crear la nueva humanidad, evita el juego de cartas en el bar, no va a burdeles, no acude a misa ni bautiza a sus hijos, y bebe con moderación.
José Monroy, dirigente de Casas Viejas, defiende que uno puede beber un poco, pero no demasiado, para no emborracharse. La embriaguez es mal vista por los anarquistas, y esta postura ha sido considerada por algunos historiadores como la causa de que, en comparación con el caso inglés, el alcoholismo sea un problema menor en el proceso de industrialización español .
Debemos hacer mención también a la interesante relación que se establece en los años veinte y treinta del siglo XX entre anarquismo y naturismo. El naturismo -tanto lo que se refiere a aspectos alimentarios y de medicina natural como de contacto con la naturaleza- tendrá una influencia muy importante en muchos pensadores anarquistas, tal como queda reflejado en revistas comoHelios o Iniciales. En ese contexto, el rechazo al alcohol y al tabaco se hacen evidentes: “El obrero que ha de respirar en el trabajo atmósferas malsanas… mal puede naturalizar su vida y sus costumbres. Más, a pesar de todo le es dable evitar múltiples influencias nocivas a su salud, como el alcohol, el tabaco, la taberna, desaseo, y practicar otras beneficiosas, como la salida al campo en busca de sol y de aire puro, escoger entre los despojos alimentarios los menos perjudiciales”. O este otro, dirigido a los jóvenes para fomentar entre ellos el nudismo: “Ponte en contacto directo con la naturaleza en aquellos momentos que la lucha por el pan te dejen libre… Huye de bares y cafés; aparta de ti el tabaco y el alcohol, que te embrutecen y enferman” . De acuerdo con el discurso eugenista dominante en aquel momento, hay que propiciar los factores eugénicos que potencian la condición física e intelectual de los individuos (actividad física, buena alimentación) y neutralizar los disgénicos: el alcohol, el tabaco, las enfermedades venéreas y, sobre todo, destruir su causa primera: la miseria.

Anarquismo y lucha antialcohólica en la Guerra Civil Española

Los acontecimientos del verano del 36 marcan un determinante punto de inflexión en el movimiento anarquista español: la lucha contra los sublevados, la tan esperada llegada de la Revolución y el dilema de la colaboración con el resto de fuerzas obreras y con las instituciones republicanas son los ejes básicos del anarquismo español durante la Guerra. En la tarea combinada de hundimiento del mundo existente y de construcción de uno nuevo, la lucha contra el alcohol ocupa asimismo un papel esencial.
En su lucha contra los vicios del mundo capitalista, los anarcosindicalistas defienden un saneamiento de bares, tabernas y salas de fiesta. El 13 de febrero de 1937 se cierran los dos cabarets que funcionan en Tarragona y se condiciona su apertura al hecho de que ofrezcan “un espectáculo decente”, esto es, “un espectáculo socializado de varietés, comedia etc., completamente artístico, moral y con taquilla, excluyendo lo obsceno y de vicio que consistía en alternar oculta o abiertamente con las personas de distinto sexo, con los consiguientes abusos de bebidas y alcoholes que embrutecen y degradan al hombre” .
En la localidad vecina de Reus, el Sindicato Único de Espectáculos Públicos consigue la reapertura del local Edén Concert a condición de que se realicen mejoras en la higiene del local y la prohibición de servir consumiciones de cualquier tipo. Proponen por otra parte fomentar una campaña antialcohólica por parte de los sindicatos de sanidad anarquistas con conferencias y charlas y, asimismo, defienden como alternativa a la prostitución, a los bares y cabarets, la asistencia a centros culturales, bibliotecas, centros instructivos juveniles, ateneos, centros racionalistas y sindicatos de la CNT, buscando al mismo tiempo sanas opciones para los músicos y las prostitutas. Unas alternativas que han de considerarse como poco exitosas, dada la cantidad de textos donde se critica “las conductas ávidas de diversión, el derroche de vida en los cafés... mientras mueren los soldados en el frente de batalla”.
Desde la perspectiva anarquista se aprecia en estos tiempos de guerra una visión diferente a la tradicional sobre el problema del alcohol y el alcoholismo. El alcohólico ya no es un enfermo, víctima de la explotación capitalista; ahora es un traidor a la Revolución: “En estos momentos de inquietudes supremas, no debe tolerarse las borracheras. El borracho es un ser despreciable que hay que aniquilar -afirma el semanario Agitación-. El que se emborracha en estos momentos deja de ser un camarada para convertirse en un enemigo” . “Un borracho es un parásito. ¡Eliminémosle!”, exige un cartel del Departamento de Orden Público de Aragón.
Los incidentes causados por borrachos en Madrid y Barcelona son frecuentes, y los castigos, para los anarquistas, necesarios. Es el caso de un empleado de la Cooperativa de Trabajadores de Pescados al por mayor, de Madrid, que tras presentarse borracho al trabajo es suspendido de paga por un mes. Un importante dirigente sindicalista es también denunciado por otros compañeros por ser visto frecuentemente embriagado por las calles de Valencia, y así ve frenado su ascenso a la Vicesecretaría del Comité Nacional de Tabacos “por sus errores y defectos perjudiciales para la causa libertaria” .
Un ejemplo del interés anarquista por la búsqueda de alternativas adecuadas a la producción de vino, esencial para la economía de muchas regiones españolas, es el fomento de productos no alcohólicos, como el mostillo, muy limitado no obstante por la carencia tan evidente de harina. Otro ejemplo es la creación en el año 1938 por parte de la Federación Regional de Campesinos y Alimentación del Centro del llamado biol-uva, el “no pasarán de la anemia”, una salida a la uva distinta a la de hacer vino, y que “proporciona a la España leal un alimento sano y nutritivo”. En un folleto promocional alaban las cualidades del producto, un mosto de uva concentrado, fabricado en Manzanares, y que, además de solucionar los problemas de abastecimiento, solucionaría la crisis vitivinícola, mejoraría la salud, se podría exportar y, finalmente, combatiría el alcoholismo por medios indirectos, los más eficaces: “con un litro de mosto concentrado puede cenar una familia de seis personas con algo de pan. Con el equivalente en vino (tres litros) no sólo no cena nadie, sino que, al no tener otra cosa, saldrían todos borrachos”. Los inconvenientes, no obstante, resultan numerosos: ni la calidad (pésimo sabor a arrope), ni la cantidad de producción son las adecuadas, e incluso la delegación de abastos del Ayuntamiento de Madrid paraliza durante mucho tiempo su distribución en la capital por considerarlo como un vino-mistela o bebida comparable a cualquier otra alcohólica .
Una de las áreas donde el anarquismo se mantiene más activo durante la contienda, convirtiéndolo en uno de sus más importantes medios de propaganda para su ideología y su visión de la nueva sociedad, es el cine. La producción y distribución cinematográfica de la República está inicialmente en manos de la CNT-FAI gracias a la fuerza de su rama de espectáculos: el Sindicato Único de Espectáculos Públicos, mayoritario en el sector.
La importancia del cine y su utilidad pedagógica es resaltada por distintos líderes anarquistas como Josep Alomá, conseller de Cultura del Ayuntamiento de Tarragona, quien considera que se debe programar un cine con títulos de “tendencia social” que sirviesen “a la obra constructiva revolucionaria”, rechazando por tanto las películas de finalidad puramente comercial” .
Coincidente en sus planteamientos, la productora anarquista SIE Films decide realizar una serie de “películas educativas” dedicadas a la “higienización de las costumbres”, esto es, la presentación de la lucha entre los obreros virtuosos y el capital, secuestrador de las conciencias y remunerador de vicios y virtudes, “que ha condenado a muchos al alcoholismo, al hospital, al presidio o a la prostitución de sus compañeras” . De entre los largometrajes destacamos “Barrios bajos”, de Pedro Puche (1937), ambientado en un lugar tan denostado por los anarquistas como los bajos fondos, y donde se intentan reflejar “las dramáticas pugnas entre productos de relajación y seres que no se contaminan de las impurezas del medio” . Esta película incorpora referencias abiertas al consumo y tráfico de cocaína por primera vez en el cine español.
En la relación de títulos producidos por SIE Films también hay referencias a una serie de cintas cortas, de unos veinte minutos de duración y consideradas como películas de complemento, que desgraciadamente se han perdido en su mayoría, pero que reflejan sin duda la visión anarquista sobre los vicios de origen capitalista. Su objetivo es remover la conciencia del público sobre estos temas. Así, “Prostitución”, según el melodrama de Luís Fernández Ardavín y dirigido por V. Catalán, se presenta como “una firmísima y bien fundada diatriba contra la lacra social que da nombre a la producción”. Por su parte, “Como fieras”, también de V. Catalán, es “una viva y acerada crítica contra el alcoholismo, poniendo de relieve los estragos de tan funesto vicio, tanto en el organismo individual como social”. “La última”, de Pedro Puche, es un “apunte jocoso-serio”, según reza un rótulo a su inicio, que se dedica también al mismo problema que la anterior. Estas dos últimas películas no llegan a estrenarse ya que se estima que su realización es pésima y su oportunidad ideológica discutible.
Junto al cine, también el cartelismo -fundamental en una sociedad con un grado de analfabetismo tan elevado- es fomentado como medio de instrucción y de propaganda. Un ejemplo es un cartel, editado por el Sindicato de las Industrias Agrícolas, Pesca y Alimentación de CNT-FAI, donde se presenta a un adormilado fumando, abrazando una botella, y con un vaso de vino y unas cartas de baraja en primer plano. El texto acompañante es elocuente: “¡Obrero! El vicio te conducirá a la desesperación y la locura. EVITALO”.
Del paso de la CNT por el gobierno republicano quedan pocas huellas. Su breve participación (entre noviembre de 1936 y mayo de 1937) y la difícil situación de la República hacen que sea más significativo el hecho mismo de esa participación de anarquistas en un gobierno que su actividad real [50]. En todo caso, resaltamos la importancia de la figura de Federica Montseny, ministra del nuevo Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, constituido el 4 de noviembre de 1936 con retazos de Trabajo y Gobernación. Además de por abordar el ingente problema de los refugiados, Montseny destaca por su política sanitaria orientada hacia la medicina preventiva. Se considera que la asistencia médica socializada y las medidas sanitarias preventivas deben ser las nuevas claves de desarrollo, con vistas a ofrecer una higiene global y una respuesta social a las necesidades sanitarias de la población. Como la misma Montseny afirma en un discurso celebrado en el Teatro Apolo de Valencia el 6 de junio de 1937, “en Sanidad procuré, como política sanitaria, prevenir las enfermedades para no tener que curarlas, localizar el foco infeccioso para no tener que curar las epidemias, estar siempre atenta para que los casos, ensanchándose, no constituyan un problema”. También proclama su frustrado deseo de haber luchado contra aquellos males fruto de las desigualdades sociales y económicas, como la prostitución. La lucha contra el alcoholismo, evidentemente, hubiera estado incluida en esa estrategia.

CONSIDERACIONES FINALES

A pesar de todos los esfuerzos citados anteriormente, podemos afirmar que la mayor parte de estas medidas no consiguieron sus objetivos. Entre las causas que nos permiten explicar este fracaso, destacamos las siguientes:

1. El contexto político de la Guerra Civil no es en absoluto el más adecuado. Las prioritarias necesidades bélicas y las luchas políticas internas en la zona republicana, que culminan en los Sucesos de Mayo de 1937, marcan la derrota de las tesis revolucionarias anarquistas y limitan su peso político y sus posibilidades de acción. A esto hay que sumar las dificultades internas de los grupos anarquistas, con una afiliación en masa al inicio de la guerra de personas poco concienciadas, que desdibujan el compromiso personal de sus afiliados. Como ejemplo ilustrativo -en este caso referido al tabaco-, podemos citar la indignación de un antiguo militante de la CNT que, al volver del frente, observa que sus compañeros de retaguardia se dedican a especular con cigarrillos, un bien muy preciado y disputado.

2. Por otra parte, la derrota de los insurgentes en buena parte de España y el papel de las milicias armadas de las organizaciones sindicales, que controlan al inicio gran parte del poder en la zona republicana, hacen que las incautaciones y las colectivizaciones de tierras (entre ellas las vitivinícolas) y negocios (entre éstos los del ramo de la hostelería) sean muy numerosas. Esto implica, lógicamente, que existiera una preocupación económica para conseguir rentabilizar las explotaciones, y eso no resulta suficiente en absoluto, como hemos visto, con productos no alcohólicos derivados de la uva. La ya citada Federación Regional de Campesinos y Alimentación del Centro trataría de solucionar la crisis vitivinícola -previa a la guerra- mediante la mejora de la calidad de los caldos y el fomento de la producción de vinos generosos y licores, potenciando incluso la fábrica de anís establecida en Madrid y propiedad de la propia CNT, a pesar de las muchas dificultades (imposibilidad de adquirir calderas, carencia de anetol -esencia de anís-, etc.). También, a pesar de las dificultades de transporte, trata de hacer llegar a la capital grandes cantidades de vino para venderlas en las bodegas y tiendas colectivizadas, inactivas por carecer de tan preciado producto. De hecho, entre el 30 de octubre y el 26 de diciembre de 1937 sólo pueden llevarse a Madrid unos 250.000 litros, cantidad insignificante, habida cuenta de la demanda existente, y el problema se acentuaría durante todo el año 1938 [53]. Esto provoca algunos problemas de conciencia entre los afiliados: un articulista concienciado de la publicación ilerdense Acracia se indigna porque los comerciantes se han atrevido a trivializar los iconos revolucionarios para vender sus productos: “Anís El miliciano, Papel de fumar CNT,Precios antifascistas, Café 19 de julio, he aquí la nueva terminología del comercio… En un bar de los que llevan aval de control obrero, y se consume mucho coñac, leemos este cartel: compañero, este establecimiento te pertenece; engrandécelo” .

3. Y, finalmente, hemos de señalar un tercer aspecto esencial: la consideración social del alcohol es, en estos momentos, tremendamente positiva. Además de la propia situación de guerra, ya de por sí causante de procesos emocionales que pueden abocar al alcoholismo, hay un factor que refuerza su valor social: los mitos erróneos vinculados a la bebida y que, en cierto modo, todavía siguen vigentes en nuestros días. El alcohol es visto como un alimento básico, un reconstituyente, un euforizante, un analgésico, un buen remedio contra el frío o, simplemente, una sustancia que permite evadirse de tan despiadada realidad. Un último caso puede servirnos de ejemplo y, quizás, de conclusión: frente al intento de intervención, ya al final de la guerra, de todas las flemas y alcoholes procedentes de residuos de vinificación por parte de la Subsecretaría de Armamento de la República para cubrir las necesidades bélicas, la Federación campesina anarquista responde que, si se aceptara, se habría de paralizar su producción de aguardientes y licores, y que “es cierto que no son considerados artículos de primera necesidad pero, en las actuales circunstancias y dado el esfuerzo que es preciso exigir a los trabajadores y combatientes, a veces no alimentados tan perfectamente como fuera de desear, casi deben alcanzar tal consideración”.

http://www.memorialibertaria.org/valladolid/IMG/pdf/ANARQUISMO_Y_LUCHA_ANTIALCOHOLICA_EN_LA_GUERRA_CIVIL_ESPANOLA.pdf

Autores:
Mariano Lázaro Arbués 1, Manuel Cortés Blanco 2
(1) Licenciado en Geografía e Historia. Profesor de Geografía e Historia.
IES Salvador Vilaseca. Reus (Tarragona).
(2) Doctor en Medicina. Servicio de Medicina Preventiva.
Hospital General de la Defensa, Zaragoza.

Discurso de Sebastian Faure. De "rabiosa actualidad".

“Nuestros dirigentes negaron la crisis mientras pudieron. Actualmente, la situación se ha hecho tan inquietante y la crisis ha adquirido un carácter tan amenazador, que les es imposible negarla. Por tal causa, nuestros gobernantes se han decidido a entrar por el camino de las confesiones... Porque por amañadas que estén, las estadísticas confirman ya que el número de parados, inscritos y admitidos en la lista de socorros al paro forzoso, alcanza alrededor de 300.000, lo cual no significa que el número de sin trabajo se detenga ahí [...] según las propias declaraciones estadísticas, el ritmo del paro va acelerándose de semana en semana, los obreros son los primeros y más directamente afectados por esta situación, pero, de capa en capa, la crisis ha adquirido una amplitud tal, que la misma burguesía, la comerciante y la industrial, hállase también afectada [...] puesto que es innegable que en el origen de la inextricable situación en la que se hallan sumergidos poco o mucho todos los Estados, hay una conmoción, inestabilidad, desequilibrio universal, engendrado por el desarrollo mismo del capitalismo mundial. 
Podemos opinar que la formidable sacudida que fue la guerra de 1914-1918 precipitó el advenimiento, y que agravó sus efectos; pero no es menos cierto que el desbarajuste de la economía capitalista era fatal y debía producirse más temprano o más tarde [...] es preciso que haya siempre un número de parados, porque éstos constituyen una especie de ejercito de reserva que es imprescindible para el mecanismo económico de la explotación capitalista.
Es indispensable que haya un núcleo de reserva, en el que dado el carácter caótico y desordenado del régimen de producción, los patronos hallen la mano de obra que necesitan. También es necesario para resistir a las reivindicaciones obreras que propenden a un aumento de salario o a una mejora en la situación de los trabajadores, así como disminuir los salarios cuando la situación es favorable.[...]¿que soluciones (a la crisis) nos proporcionan los gobernantes? Ninguna. Los parlanchines del Parlamento guardan silencio. Los partidos políticos están por completo entregados a la fiebre de las próximas elecciones.
Cada uno se erige en salvador, todos pretenden que bastará votarles para que mejore la situación. La prensa de los “señores honrados” no hace más que patear y berrear. Un día dice “Limitaos” y cuentan un ejemplo de algún millonario que ante la calamidad que azota al mundo renunció a una joya ¡Limitad gastos! A la mañana siguiente reconoce que restringir los gastos es limitar el consumo y agravar el mal. Entonces rectifica y dice “Gastad, gastad mucho” [...] Como remedios ineficaces hase presentado como panacea la empresa de trabajos públicos. Aun emprendiendo los más vastos planes de obras públicas no se podrá dar tanta ocupación, es preciso reunir capitales enormes ¿acaso no agravamos el futuro al pretender aliviar el presente? Las obras públicas solo pueden emprenderse mediante amplios empréstitos. Pero quien pagará los empréstitos y los intereses será el trabajador. Debido al mecanismo económico y financiero que rige al mundo actual siempre es el obrero quien, indirectamente, soporta todas las cargas de los impuestos y tributos... 
Capitalistas podéis dormir tranquilos. Ni los gobernantes ni los parlamentarios os harán daño alguno. La prensa mercenaria no aprobará nunca que el dinero se tome de donde lo hay, sino que admitirá que puede extraerse de allí donde falta.[...] ¿debemos romper el contrato social actual? ¿no sería un acto de justicia el que el dinero se tomase de donde esta acumulado? En ese caso habríase roto el contrato social, habría llegado el fin del capitalismo. Veamos el contrato social que se nos ha impuesto y la relación que tiene con el paro forzado. Todo cuanto existe no son obras de unos cuantos sino el resultado del esfuerzo colectivo, del trabajo archisecular de todas las generaciones que nos precedieron. Por consiguiente, todo ello, debería ser el patrimonio de la Humanidad entera.
Pero un puñado hanse constituido en clase poseedora desposeyendo al resto. Mendigar, robar o trabajar es lo que otorgan al resto. Después de haberse constituido en clase poseedora, estos usurpadores, erigiéronse en gobernantes; promulgaron leyes, rodeáronse de un aparato de fuerzas, de una armadura de violencia sistemáticamente organizada: el Estado. En semejantes condiciones, prohibióse el robo y la mendicidad pues no producen pero consumen. La clase capitalista necesita gente que trabaje pues sólo el trabajo puede fecundar sus capitales. Si el capitalismo no puede proporcionar trabajo a los que carecen de el ¡debe asesinarles! Cansados de proporcionar migajas de pan a los que no producen piensan que es mejor matarles en lugar de alimentarlos ¡entonces aparecerá la guerra!...es indispensable romper el circulo infernal llamado Sociedad Capitalista”
Sebastian Faure.

27/8/13

Los 5 anarquistas de Sabadell cumplen 100 días en prisión.

Xavier González fue detenido en Sabadell en la operación Bandera Negra de la Audiencia Nacional.

Los cinco detenidos ese día siguen en prisión en el mismo régimen que terroristas.

Las cinco personas detenidas en la Operación Bandera Negra, contra el presunto grupo anarquista Bandera Negra, liderada por la Audiencia Nacional, siguen en prisión provisional. Entre ellas, Xabier González, detenido en un inmueble del sabadellense barrio de Gracia el 15 de mayo. González está en la prisión de Navalcarnero. 
Se cumplen 100 días de las detenciones de una operación con muchos interrogantes.
González fue detenido en una vivienda que ocupaba en el barrio de Gracia de Sabadell mientras que decenas de Mossos d’Esquadra registraban bajo orden de la Audiencia Nacional el Ateneu Llibertari de Sabadell. El Ateneu, propiedad del sindicato CNT, es el local de reunión del 15M local, así como de otras entidades, como la Xarxa d’Intercanvi de Sabadell o el colectivo amazigh. Los Mossos registraron el local durante toda la mañana y se llevaron documentos, pero no detuvieron a nadie. Posteriormente, el registro del Ateneu, que sus ocupantes definieron como ilegal al practicarse sin la presencia de secretario judicial ni de los propietarios, quedó en poca cosa y las aguas volvieron a su cauce. Los Mossos no encontraron ninguna información relevante.

Mossos a l'entrada de l'Ateneu Llibertari, el 15 de maig. Autor: David B.

González fue detenido en Sabadell, y el resto en otros municipios como Avinyonet del Penedés. Fueron trasladados a Madrid en miércoles y el viernes puestos a disposición de la Audiencia Nacionale interrogados por el juez Santiago Pedraz, que decretó prisión incondicional por riesgo de fuga. Les imputaba pertenencia a grupo terrorista, depósito de sustancias explosivas, enaltecimiento del terrorismo y captación y adoctrinamiento así como de “poder estar” detrás de incidentes en varias manifestaciones anticapitalistas, huelgas y revueltas. Los Mossos añadían que preparaban acciones de guerrilla urbana.

El polémico auto de Pedraz
El auto de prisión es considerado como poco riguroso por las defensas y los simpatizantes al anarquismo, que lo consideran impreciso, lleno de juicios de valor y ejemplo de una persecución política a esta ideología. 
Pedraz se basa en comentarios realizados en las redes sociales por los cinco detenidos, básicamente en Facebook. Tampoco se prueba la señalada relación entre los detenidos y disturbios o incidentes violentos. Pese a las dudas, los detenidos llevan 100 días en la cárcel en un duro régimen penitenciario.
Asimismo, con el paso de los días se forman diversas plataformas web pidiendo la liberación de los detenidos y hacen algunas manifestaciones, tanto en Sabadell como en Barcelona o Madrid.

Régimen FIES: la cárcel dentro de la cárcel
A mediados de junio los cinco presos fueron dispersados, cada uno a un centro penitenciario diferente: Soto del Real, Estremera, Alcalá Meco, Aranjuez y Navalcarnero. Según asegura a iSabadellel abogado sabadellense Manuel Galera, que defiende a Xabier González, conocido como ‘Edu’, ha solicitado amparo al Tribunal Constitucional, pero todavía está pendiente de admisión. Galera pide la libertad para González. Asegura que habló con él el mes de junio y su estado de ánimo era “bajo”. Lo hará de nuevo en septiembre. González está en régimen de aislamiento FIES 3, para bandas armadas, el mismo que se ha utilizado durante años para los presos de la organización ETA.

Manifestación en Sabadell pidiendo la liberación de los anarquistas. Autor: J.d.A.

¿Qué es el FIES? 
Es un fichero creado por Instituciones Penitenciarias: el Fichero de Internos de Especial Seguimiento. En principio fue creado para evitar motines, conatos de rebelión e intentos de suicidio en las cárceles. Pero en la práctica constituye un régimen penitenciario que limita las visitas, la ropa o los libros que pueden recibir los reclusos o sus comunicaciones, que además son intervenidas… La población reclusa, así como entidades de familiares y otras en defensa de los derechos humanos, han rechazado el FIES desde su creación. Hasta el punto que el año 2009 fue declarado “nulo de derecho” por el Tribunal Supremo. Pero pese a ello, ha continuado funcionando (a través de varias modificaciones realizadas por el ministerio de Justicia), por ejemplo en el caso de los cinco anarquistes de Barcelona.


¡TOCAN A UNX, NOS TOCAN A TODXS!

SOLIDARIDAD Y APOYO MUTUO HASTA EL FINAL

26/8/13

Erosionar la significación social jerárquica.

El anarquismo supone (supuso) una ruptura con la propuesta política que funda la modernidad, una propuesta republicana en forma de Estado liberal-democrático. Los que se atrevieron a cuestionar cualquier sistema basado en la dominación han visto cómo su "historia" se llena, de manera falsa en gran medida, de toda suerte de atribuciones disparatadas. No gusta, obviamente, el absolutismo a los anarquistas (y tampoco el purismo, a pesar de lo que se ve a veces por ahí), primera lección para comprender las ideas libertarias, ya que los calificativos más indignantes oscilan entre ese extremismo ideológico (o "radicalismo", palabra adecuada a pesar de las intenciones del que la usa a veces) y acusaciones de locos, ingenuos o utópicos. No es cuestión de responsabilizarse de lo que hace cualquier bandarra con una "A" circulada, y creo que queda claro a cualquier persona con una mínima cultura política lo que se encuadra dentro de las propuestas ácratas.
Y las propuestas ácratas, a pesar de que no ha habido un solo pensador que haya sistematizado de manera rígida las ideas, siguen basadas en los mismos valores. La exigencia de libertad que se produce en el siglo XIX, vinculada a la herencia ilustrada, supone para el anarquismo una plena coherencia con medios y fines (que lo aparta de origen de la otra gran corriente socialista decimonónica, la marxista), oposición a los privilegios estatales y a los grupos de vanguardia (como los partidos políticos) y conciliación entre libertad política y justicia económica (que lo distancia, esta vez, del liberalismo). Los anarquistas se propusieron realizar una práctica en las que se respetaran todos estos puntos, considerando que si se sacrifica uno solo de ellos se están pervirtiendo las ideas. Se puede acusar, supongo, a los anarquistas de muchas cosas, pero no se les puede arrebatar la aspiración a un ideal moral elevado, uno de los mayores que ha conocido la humanidad (un ideal que no se pospone para ninguna sociedad futura, ni se enmarca dentro de una visión teleológica).
El rechazo visceral por el autoritarismo tutelado, presente ya en Bakunin (que consideraba una abyección el dejar que un superior jerárquico interviniera en nuestra formación), supuso que el anarquismo pusiera todas sus esperanzas en una educación lo más amplia posible, que permitiera al ser humano desarrollar todo su potencial, no realizando una división entre teoría y praxis, y llevando a cabo una constante acción cooperativa con sus semejantes. El mismo Bakunin puede decirse que fue el gran estudioso de todo sistema de dominación; para él, todo sistema basado en ella adoptaba diversas modalidades a lo largo de la historia sin que las significaciones imaginarias vinculadas con la jerarquía sufrieran apenas cambios, por lo que se convertían en la condición que imposibilitaba el profundizar en los secretos del dominio. Si echamos un vistazo a los tabúes de las sociedades modernas, podemos seguir contemplando la jerarquía como el más intocable de todos ellos. Los grandes teóricos del Estado consideran impensable la unión de la colectividad si no existe sumisión (del tipo que sea, cada vez es más sutil y sustentada en una supuesta "voluntad general"). La propuesta anarquista, no solo crítica con el Estado, sino también con cualquier forma de jerarquía, pretende fundar la política sobre la cooperación entre individuos y empatía entre ellos, y anular todo institución jerárquica y toda tutela del Estado. ¿Utopía? La cuestión no es si esto es, o no, una quimera para el conjunto de la sociedad, sino cuándo vamos a crear las condiciones propicias para empezar a construir ese tipo de sociedad, erosionando toda significación simbólica de la jerarquía social.
Pero, también de manera obvia para el que empeña en profundizar un poquito en la historia y en el pensamiento, el anarquismo no es meramente destructor (palabra a la que también habría que desprender de su condición de tabú, ya que el progreso implica acabar con muchas cosas). Las ideas libertarias generaron nuevas instituciones (hay mucho mito en el afán antiorganizativo de parte del anarquismo; si se confía plenamente en algo es en la coooperación social, y en las asociaciones reproductoras de lo libertario en la sociedad autoritaria). El anarquismo dio lugar a sindicatos, grupos de afinidad, escuelas libres, comunidades y toda suerte de formas de producción autogestionadas. Ahí está la explicación de la obsesión anarquista por ser coherente entre medios y fines (de ni siquiera concebir los medios del enemigo autoritario); no caben elitismos, disciplinas partidarias (aunque el otro extremo, la libertad irrestricta es tan rechazable, o quizá más) o electoralismos. Como sostiene Christian Ferrer, en la acciones del movimiento libertario en la historia no pueden encontrarse teorías acabadas de la revolución y sí una firme voluntad de revolucionar cultural y políticamente a la sociedad. Y como no nos cansamos de repetir, ese afán no sistematizador del anarquismo, junto a una firme propuesta ética en la acción, es una de las mayores fortalezas de las ideas antiautoritarias.
El anarquismo nació en un contexto de fuerte optimismo antropológico, heredado de la Ilustración, por lo que es lógico que los anarquistas decimonónicos tuviera esa gran confianza en la razón y en la ciencia (sin caer nunca en un positivismo dogmático). Esos pensadores, al modo de los grandes filósofos de la Antigua Grecia, pensaban sinceramente que el origen de los males sociales no estaba en la maldad humana y sí en la ignorancia. Los cosas son, tal vez, mucho más complejas, pero de lo que no cabe duda es que la razón sigue estando, en buena parte, del lado de aquellos hombres libertarios, que tanto empeño pusieron en profundizar en el concepto de libertad. No puede decirse que exista una naturaleza humana previa a la creación de la sociedad, y si existe (hay que recordar que la visión rousseauniana fue objeto también de mucha crítica dentro de las ideas libertarias) está determinada en gran medida por las condiciones de lo social. Es por eso que toda acción política reposa en el plano de la contigencia humana, sin mitos contractuales ni metafísicos que determinan a las personas y a la sociedad política. A pesar de sus flexibilidad y de sus premisas morales, las ideas anarquistas son complejas, díficiles de articular (al no sustentarse en verdades reveladas) y suponen una tarea doblemente complicada al situarse en las márgenes de los discursos políticos establecidos (todos, compatibles con alguna forma de dominio). Los anarquistas surgen una y otra vez en todo tiempo y en todo tipo de sociedad, ya que su aspiración está cargada de futuro y de dignidad.
Capi Vidal

http://reflexionesdesdeanarres.blogspot.com.es/2009/10/erosionar-la-significacion-social.html

España recorta en sanidad y educación pero eleva el gasto militar

Mientras el Gobierno español impone duros recortes en sectores sensibles como la sanidad, la educación y la investigación, incrementa el gasto militar.
Durante los últimos 6 años, pese a la aplicación de medidas que afectan de lleno a la clase trabajadora, los gobiernos de Rodríguez Zapatero (PSOE) y Mariano Rajoy (PP) han designado dotaciones extraordinarias al Ministerio de Defensa sobrepasando en un 21 por ciento el presupuesto oficial.
Sin embargo, el Ejecutivo ha impuesto recortes de hasta el 50 por ciento en partidas como la Sanidad, la Educación o la Investigación; políticas que han desencadenado un promedio de 27 manifestaciones diarias.
Cabe señalar que, el pasado 27 de julio, el Gobierno español aprobó la concesión de un crédito extraordinario por el valor de 877,3 millones de euros (unos 1.170 millones de dólares) para el Ministerio de Defensa.
El pasado abril, España apoyó a Francia en su intervención militar en Malí, donde envió a un contingente de 50 militares. Además, el país ibérico aun mantiene a sus soldados en Afganistán.

Doce compañeros detenidos en los momentos previos a la marcha hasta el Filtro. [Uruguay]

Sábado 24 de Agosto, aproximadamente a las 17 hs., hora a la que estaba convocada la marcha hasta el Filtro, doce compañeros fueron detenidos en las inmediaciones de La Solidaria en cuatro puntos diferentes mediante cuatro grandes operativos simultáneos llevados a cabo por inteligencia policial, el D.O.E. (Departamento de Operaciones Especiales) e Interpol.
Los doce compas fueron transportados hasta jefatura, en donde les sacaron fotos, donde fueron interrogados sobre su participacipación en la marcha del 14 de Agosto, donde les preguntaron sobre su pertenencia a determinados grupos y preguntas de carácter ideológico, claro, todo esto entre insultos, humillaciones, golpes, amenazas de violación e inclusive, apuntando con un arma a la cabeza de uno de los compas.
Aparentemente las detenciones fueron de carácter identificativo, los compas no pasaron a juez y cerca de las 21:30 hs. ya estaban afuera, sin ningún tipo de cargos.
Lo tenemos claro, Inteligencia y el D.O.E. hace tiempo vienen haciendo investigaciones sobre los compas que participan en cualquier tipo de movilización, tanto sacando fotos como introduciendo tiras (policías disfrazados de gente) en las manifestaciones para reconocerlos y también perseguirlos (como fue el caso de los dos compas detenidos el 14 de Agosto).
No lo dudamos, las últimas detenciones son un claro ataque a todos los individuos, colectivos u organizaciones que estén luchando contra este mundo de explotación, contra aquellos que rechazan la inevitable destrucción de la Tierra que conlleva cualquier proyecto del capital, contra aquellos que participan de proyectos como espacios autónomos y autogestionados, contra todos aquellos que con sus movilizaciones estén señalando a los actuales y anteriores encargados de la represión.
Con sus golpes intentan generar miedo e inestabilidad, intentan acallar, pero sus golpes nos hacen más fuertes. Hacemos un llamado a la solidaridad en cualquier región del mundo.

¡Contra la represión, solidaridad y acción!

24/8/13

Coherencia o decadencia humana.

Coherencia entre lo que pensamos y lo que hacemos, coherencia entre aquello que sentimos y lo que demostramos con nuestras acciones, coherencia entre lo que decimos y nuestro comportamiento diario.
La coherencia es una de nuestras principales bazas para mantenernos a flote en un mundo tan loco como el que vivimos. Pero también puede convertirse en nuestra peor enemiga porque no hay nada más descorazonador que habitar o transitar espacios donde la coherencia brilla por su ausencia.
Estamos imbuidos en un modelo social basado en la explotación de todos y todo, por parte de una pequeña porción de personas. Sin embargo, su juego está tan bien montado que esa explotación no se produce de forma directa y vertical (obviamente porque por simple cuestión numérica es imposible); sino que la dominación toma forma piramidal y, así, se consigue que la inmensa mayoría de personas participe del mecanismo, ya que automáticamente (gracias a la programación socio-educativa) tienen la necesidad de perpetuar su situación ante el terror que sienten por la posibilidad de seguir descendiendo en esa pirámide infernal de sumisión. La pieza angular de este esquema es la perversa idea de que para contrarrestar este terror, el ser humano se contenta con mantener sus condiciones vitales tal y como están, sin darse cuenta (o sin querer darse cuenta) que así sólo consigue perpetuar y ahondar en la degradación humana.
A nuestro alrededor todas las corrientes, las dinámicas, los vientos nos arrastran por el camino del abandono y la decadencia, por el camino del autoengaño en forma de salvación personal, de una falsa felicidad individual por comparación con el desastre de la mayoría. Este camino permite, junto a una conciencia crítica social ausente, vivir en una apariencia de segura felicidad basada en la inevitabilidad de los acontecimientos y, por tanto, en la imposibilidad de actuar para cambiar el curso de los mismos (al fin y al cabo nuestro propio destino). Esta estrategia de existencia, libre de toda carga moral para aquellos que se dejan arrastrar por esta corriente, pone de manifiesto unos de los rasgos característicos del modelo social actual: la hipocresía. Esta hipocresía permite criticar todo lo que teóricamente contradice la norma social inculcada desde la más tierna infancia (en sí misma el mayor ejemplo de hipocresía posible) y, al mismo tiempo, permite no emprender acción alguna para cambiar el estado de las cosas, quedando así en una permanente situación de decadencia como seres humanos. Una manera de estar muy similar a una especie de infantilización perpetua en la que siempre se acaba dependiendo de la figura de poder que todo lo dispone y decide.
Esta inacción ante una realidad que golpea duramente y de la cual somos plenamente conscientes, provoca una suerte de estado permanente de esquizofrenia social. Este es un estado totalmente insoportable, sin embargo en una sociedad degradada y sin capacidad de crítica, la hipocresía es la salida menos costosa (al menos en apariencia y en términos totalmente superficiales) para continuar deambulando por la vida sin cuestionarse nada más allá de la mera supervivencia.
Esta deriva de hipocresía e inacción arrastra a la sociedad por una senda que conduce inevitablemente a la destrucción de cualquier posibilidad de cambio y evolución sumiendo a la sociedad en una espiral de la que difícilmente se puede salir sin iniciar, desde lo más cercano, lo más personal un camino que ineludiblemente debe pasar por poner la coherencia individual en primer plano de nuestro modo de vida. Como decía, la coherencia nos permite mantenernos cuerdos en este loco mundo, condición indispensable para iniciar el cambio.

23/8/13

STOP represión en Italia. Solidaridad con la lucha Anti-TAV.

En la tarde del martes 13 de agosto, Giobbe, nuestro compañero y redactor de Nunatak, fue llevado de su domicilio en Dumenza (VA) y arrestado por orden de la fiscalía de Torino. Le han registrado la casa y secuestrado ropa y objetos personales: los delitos que le imputan son intento de robo, secuestro, violencia, amenazas y resistencia a un oficial público, en relación a unos sucesos ocurridos en Val de Susa en noviembre de 2012.
Las investigaciones, con casi un año de distancia, habrían llevado a identificar a Giobbe como el autor de una presunta agresión en las cercanías de Chiomonte (n.del t.: lugar de la acampada anti-TAV) a un agente de policía que con su cámara fotográfica andaba a la caza de imágenes para usar contra el movimiento No Tav.
El mensaje del Estado, esta vez, no deja lugar a dudas o malentendidos.
Para tod@s l@s que, como Giobbe, continúan con la cabeza alta sin dejarse intimidar por las tramas policiales y judiciales, y que a diario encuentran las razones para combatir en primera persona la nocividad del Capital, y contra l@s que se implican en la lucha No Tav la represión se suministra de manera quirúrgica: una continua, metódica elaboración de acusaciones indiciarias para usar en el momento justo.
Una práctica que en los últimos años se ha presentado en diversas ocasiones, entre otr@s, también contra algun@s otr@s redactor@s de nuestra revista. Seguro que es un buen método para quitar de en medio por un tiempo a quien se expone en las batallas por la liberación de los territorios de manos de los explotadores y los uniformados que les protegen.
Mientras tanto para nosotr@s está clara la convicción al devolver este mensaje a su remitente y demostrar otra vez al Estado y sus servidores que la solidaridad puede ser un instrumento eficaz para relanzar, siempre con mayor fuerza, nuestra lucha por una existencia liberada,
contra quien devasta y recluye, por la autodeterminación de las comunidades, de la montaña como de cualquier otro territorio.

Por un mundo sin cárceles! Giobbe libertad! Libertad para tod@s!

Para escribir a Giobbe:
Davide Giacobbe
Casa Circondariale Lorusso Cotugno
Via Maria Adelaide Aglietta 35
10151 Torino (Italia)
Redacción de Nunatak – revista de historia, cultura y luchas de la montaña

22/8/13

Tierra y Libertad: 125 años difundiendo el anarquismo.

Fue en 1888 cuando se creó, en Barcelona, el periódico Tierra y Libertad. Comenzó siendo semanario y, con el paso del tiempo, ha cambiado su periodicidad. Durante una corta etapa fue diario, el primer diario del anarquismo español. Editado a veces de forma clandestina, en estos 125 años no ha dejado de difundir el anarquismo.
El número que tienes en tus manos es el 300 de esta última etapa, que empezó hace ahora 36 años. No hemos querido dejar pasar la ocasión de hacer un pequeño balance del periódico durante la época que comienza con el fin de la dictadura franquista y la restauración monárquica.
Durante la dictadura franquista, el anarquismo sufre los efectos de la cruel represión: torturas, cárcel, fusilamientos. No obstante, la militancia sigue luchando y multiplicando su propaganda, sobre todo por medio de panfletos y periódicos, entre los que destaca Tierra y Libertad, que aparece en varios periodos, siempre editado en el interior. Paralelamente, los compañeros del exilio mexicano publican mensualmente, desde 1944, un periódico con idéntica cabecera, confeccionado para hacer propaganda por tierras americana. Se mantendrá hasta la década de los 80.
Los años finales de la dictadura suponen, entre otras cosas, la reorganización del movimiento anarquista. Los diferentes grupos empiezan a establecer relaciones constantes y estructuras más estables. En Madrid, por ejemplo, existe una Federación Anarquista de Barrios formada por grupos territoriales; también existen grupos de afinidad.
Se discute sobre la conveniencia o no de revitalizar la CNT y, tras varios debates, se decide hacerlo, cosa que se realiza en unión con otros grupos más o menos libertarios.
Los grupos específicamente anarquistas, conscientes de que la CNT funciona en el ámbito sindical, y es necesario cubrir otros campos, empiezan a vertebrarse. El 30 de enero de 1977 se celebra en Barcelona la Conferencia para la Reconstrucción de la Federación Anarquista Ibérica (FAI). La policía, gracias a sus confidentes infiltrados, irrumpe en la reunión y detiene a 54 militantes.
En julio, los grupos de Cataluña editan el número cero de la nueva etapa de Tierra y Libertad. En noviembre del año siguiente, su edición será asumida por el conjunto de la Federación. El periódico no tiene precio fijo. En su portada dice: “El periódico que tienes en tus manos no es un objeto de consumo. El precio se lo pones tú mismo”. Por seguridad, se da una dirección de Francia como sede de la redacción y administración.
El movimiento libertario, y especialmente la CNT, crece por doquier. Al multitudinario mitin de marzo de 1977 en San Sebastián de los Reyes (Madrid) le siguen otros, igual de numerosos, por toda la geografía hispana. Quizá el más impresionante fue el de Montjuich (Barcelona) en el verano de ese mismo año. Semanas después se celebran en la misma ciudad las Jornadas Libertarias.
El anarquismo parece imparable. La CNT se niega a firmar los llamados “Pactos de la Moncloa”, un convenio con Estado y patronal para diseñar el nuevo sistema político-económico. De sus desastrosos resultados somos todavía víctimas. Los poderosos empiezan a temer que los libertarios estropeen sus planes y recurren al crimen de Estado: en enero de 1978 estalla un potente explosivo en la barcelonesa sala de fiestas Scala, con el resultado de cuatro trabajadores muertos (tres de ellos, curiosamente, afiliados a la CNT). Se desencadena una campaña mediática contra todo lo que huela a libertario, haciendo responsable de la explosión a un grupo anarquista que, supuestamente, arrojó cócteles Molotov. El provocador que montó este dispositivo desaparece. Son detenidos varios compañeros que pasarán años en prisión. Se ve la larga mano de los servicios secretos del Estado. El conjunto de fuerzas políticas “democráticas” y los medios de comunicación no hacen nada por esclarecer los hechos; al contrario, comienza a imponerse la ley del silencio con respecto a los libertarios.
En marzo de ese mismo año se celebra en la ciudad italiana de Carrara un Congreso Anarquista Internacional. La FAI envía delegados del interior de España y Portugal; a los anteriores congresos habían acudido representantes del exilio, que mantenían la estructura organizativa. Entre otras cosas, se debate sobre el tema de la violencia.
La FAI celebra una Conferencia los días 8, 9 y 10 de diciembre de 1978. En ella se debate sobre la situación social en Portugal y España, se establecen acuerdos sobre vertebración y estructura orgánica, así como sobre formas y tácticas de lucha, descartándose la lucha armada. En cuanto al Tierra y Libertad, se reafirma su carácter de portavoz de toda la Federación. También se habla del tema de los archivos depositados en Ámsterdam, se reitera la adhesión a la IFA y se recomienda que los militantes desarrollen su actividad sindical en la CNT. A esta Conferencia se la ha llamado “de las Actas Verdes” porque se encuadernaron con cartulina de ese color.
El Tierra y Libertad combina los artículos de análisis con los informativos y de denuncia.
En diciembre de 1979, la CNT celebra un Congreso. El anterior fue en 1936. Se produce una escisión: los partidarios de la participación en elecciones sindicales, de tener cargos retribuidos, de que los comités tengan poder de decisión y de recibir subvenciones, se marchan. El problema es que siguen utilizando el nombre de la Confederación. Será un largo pleito, al final resuelto en los tribunales, que obligarán a los escisionistas a cambiar el nombre de su organización.
En septiembre de 1980, se celebra una nueva Conferencia. Ante la inminencia de un golpe de Estado, se rediseña la infraestructura y la estrategia de la Federación.
El golpe de Estado se produce el 23 de febrero de 1981 con un estrepitoso fracaso: ni la burguesía ni el resto de los poderes político-económicos necesitaban una involución. El sistema democrático les servía a las mil maravillas para seguir con su régiman de explotación y privilegios, claro está, con el apoyo tácito de los partidos “de izquierdas” y de los sindicatos “responsables”.
Los años 80 resultan el “banco de pruebas” de lo que va a ser el capitalismo en los años siguientes: corrupción generalizada, sindicatos lacayos del sistema, explotación salvaje, dictadura de los mercados, guerras de baja intensidad… El periódico denuncia todos estos hechos. Se le tacha de exagerado. Hoy se comprueba lo acertado del análisis.
En otoño de 1986 se celebra en París un Congreso Anarquista Internacional. Se debate sobre los problemas del momento: luchas de liberación nacional, política de bloques, militarización. Se esbozan las perspectivas de transformación social y lucha anarquista para el momento.
En ese mismo año se produce un problema interno en la FAI: unos cuantos grupos deciden legalizar la organización sin informar al resto. Cuando se descubre el hecho, en un Pleno se decide no reconocer el proceso de legalización. Los grupos implicados en desacuerdo con el Pleno abandonan la Federación (durante algún tiempo dirán que ellos “son la FAI”).
El periódico, que se editaba en Madrid, pasa a ser responsabilidad del grupo Libertad, de Castellón.
En noviembre de 1987, un Pleno de la FAI matiza la estructura orgánica y la estrategia, que se intenta abrir a todas las estructuras del movimiento libertario. A partir de enero del año siguiente, el periódico se edita en Cataluña. Empieza a tener un precio indicativo: “El precio de coste del periódico es de 30 pesetas. El resto es tu solidaridad”.
El 9 de noviembre de 1989 cae el Muro de Berlín y comienza la descomposición del bloque del Este. Pasan del capitalismo estatal al capitalismo privado. En abril del año siguiente, en la ciudad italiana de Trieste se realiza un encuentro de anarquistas de ambos lados de Europa. En noviembre, el Congreso Anarquista Internacional, reunido en Valencia, analiza la nueva situación mundial y toma un acuerdo sobre la posición de los anarquistas en el movimiento obrero. También se debaten cuestiones de organización y se redacta un nuevo pacto asociativo de la Internacional de Federaciones Anarquistas (vigente en la actualidad). En diciembre, la redacción del periódico se traslada otra vez a Castellón, a cargo del grupo Libertad. Como novedades, se fija un precio (65 pesetas) y aparece la dirección a la que dirigir la correspondencia y giros en España. Posteriormente se inscribirá la cabecera en el ISSN (Registro Internacional de Publicaciones Periódicas). En marzo de 1991 se publica un encarte de cuatro páginas en portugués, Terra e Liberdade, que posteriormente se publicará como periódico de los grupos de habla portuguesa de la FAI.
En octubre de 1993, la FAI, reunida en Conferencia, establece las líneas maestras de lo que será en adelante el periódico: deja de ser “órgano” de la FAI para ser un periódico anarquista, editado por la Federación, pero abierto a todo el espectro libertario. Todos los artículos irán firmados y no existe ya más el editorial. Además, la FAI se dota del pacto asociativo (y declaración de principios) vigente en la actualidad.
En mayo de 1995, la redacción pasa a Barcelona (grupo Apoyo Mutuo) y, en abril de 1997, a La Puebla del Río (Sevilla, grupo Tea). Poco a poco, el periódico ha ido incrementando la calidad, tanto de sus artículos como de su presentación, y aumentando la tirada y el número de suscriptores y distribuidores. También se introduce el color rojo, primero en la cubierta y después en todo el periódico.
En 1997 se reúne en Lyón un nuevo Congreso Internacional. Se analizan los mecanismos de dominación y explotación. Otros congresos se celebrarán en Besançon (2004), Carrara (2008) y la ciudad suiza de Saint-Imier (2012) donde el anarquismo comprobó su buena salud tras 140 años de existencia.
Desde octubre de 2000, la redacción del periódico está bajo la responsabilidad del grupo Albatros, de Madrid. Durante este periodo se han hecho dos innovaciones. La primera es la creación del “Tablón” para informar de las nuevas publicaciones anarquistas, tanto libros como periódicos, y de los actos del movimiento libertario. La otra innovación es convertir los números de agosto en monográficos, tocando temas como el antiteologismo, los congresos anarquistas internacionales, la historia del anarquismo, la pedagogía libertaria…
Han colaborado en la ilustración de portada artistas como Carlos F. Fresneda, Mariella Bernardini y, sobre todo, Capi Vidal, que se ha convertido casi en nuestro “portadista oficial”. Se ha procurado seguir elevando el nivel de los artículos para mantener una publicación anarquista de análisis riguroso.
En septiembre de 2006, la Conferencia de la FAI matiza un acuerdo sobre el patrimonio de la Federación e impulsa el Archivo Histórico de la FAI, del que de momento se encarga el grupo redactor del periódico.
En estos últimos años nos hemos hecho eco de las protestas populares que se están desarrollando por todo el mundo, desde El Cairo a Río de Janeiro, pasando por Madrid o Estambul. Una indignación con muchos rasgos libertarios.
Estamos seguros de que, mientras exista la injusticia, periódicos anarquistas como Tierra y Libertad seguirán propagando la necesidad de una sociedad sin explotación y sin privilegios. Por la anarquía.

Héctor Valdelvira
Alfredo González
Publicado en el número 300 del periódico anarquista Tierra y libertad (julio de 2013)

20/8/13

Comunicado de la FIJL frente a los últimos casos represivos contra el anarquismo.

Reunida la FIJL en Congreso Peninsular, queremos hacer pública nuestra postura ante los últimos casos en la escalada represiva que el Estado español viene ejerciendo contra el movimiento anarquista. Especialmente conocido ha sido el caso de les cinco anarquistas detenides en Barcelona el pasado mes de mayo, pero no han sido los únicos casos en los últimos tiempos, sino que encontramos muchos más, especialmente relacionados con los últimos paros generales. Por supuesto, sabemos que el Estado español no es el único que está llevando a cabo esta actividad represiva contra les oprimides, ya que la función del Estado, de cualquier Estado, es precisamente defender sus intereses mediante el uso de la violencia.
Quienes intentan subvertir el orden establecido, quienes cuestionan el papel violento del Estado, son sistemáticamente reprimides, acusades irónicamente de utilizar la violencia contra el Estado y el Capital. Para facilitar esta labor represiva del Estado, éste se apoya en los mass-media, creadores de la llamada “opinión pública”, y que nos dicen dónde están los márgenes de la protesta, criminalizando toda forma de lucha que no pueda ser integrada en el sistema. Esta represión, cacareada por estos mismos mass-media, busca infundir el temor entre aquelles que empiezan a cuestionarse el mundo en el que viven, para que renuncien a la organización y la lucha o para aquelles que ya han dado un paso hacia delante.
Casos como el de les cinco de Barcelona, se presentan como ejemplarizantes al reprimir brutalmente la simple opinión libremente expresada. Acusades de enaltecimiento del terrorismo, se encuentran bajo el régimen FIES 3, control represivo específico para las bandas armadas. A día de hoy llevan más de dos meses en prisión preventiva sin juicio. Con esto podemos ver la clara esencia torturadora del Estado. También mención requiere el compañero José María Pirla, al que le aplican la Doctrina Parot, que es un método para encubrir la cadena perpetua. Estos dos ejemplos solo son una mínima parte de toda la represión que ejerce el Estado. Los casos de tortura y vejación son innumerables.
Por todo ello y mucho más debemos reafirmarnos en nuestro papel como anarquistas, porque el miedo que intentan infundirnos no acabará con la lucha que día a día mantenemos en nuestra ardua militancia. La represión con la que nos encontramos permanentemente es una muestra de la opresión que el Estado acomete diariamente contra nuestro movimiento. Pero no debemos caer en el victimismo, buscamos la libertad y para ello debemos acabar con aquello que nos encarcela, tortura y reprime de mil y una maneras, nuestro eterno enemigo: el Estado. La solidaridad es nuestra arma y debemos utilizarla en nuestra vida, en la militancia, en los tajos y como no, en las cárceles.

¡CONTRA SU REPRESIÓN, NUESTRA SOLIDARIDAD!

¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!







Asesinan a un joven por no haber pagado el billete [Grecia].

El martes 13 de agosto por la noche un 19añero tomó un trolebús para ir al barrio en que vive, en las afueras de Atenas. A los pocos minutos un revisor llamado Nikos Platís abordó el vehículo y le pidió el billete con un tono de voz impositivo. El joven le explicó que estaba desempleado, al igual que todos los miembros de su familia, y que no tenía dinero para pagar el billete, pero el revisor se volvió más agresivo y como si fuera un madero le pidió que le diera sus datos de una manera apremiante, con el fin de ponerle una multa, ¡amenazándolo que lo llevaría a la comisaría en el caso de que no le hiciera caso!
En la pelea que sucedió a la discusión entre el joven y el revisor (quien, por cierto era miembro de la Juventud del partido derechista Nueva Democracia, el cual es el mayor de los dos partidos de la coalición gubernamental), participó también el conductor del trolebús, poniéndose del lado del revisor. En esta pelea el revisor le rompió la camiseta al joven. Según un testigo ocular, el conductor del trolebús paró el vehículo y abrió una de sus puertas. Según otro mismo testigo el joven ni había pulsado ningún botón de apertura de emergencia con el trolebús en marcha ni había abierto la puerta del trolebús. Al rato el joven se encontró tumbado y sangrando en el asfalto de la calle. Unos minutos más tarde falleció. Hay que señalar que el cuerpo del 19añero fue encontrado en el suelo tumbado boca arriba, tal como se había caído del vehículo. Según los padres del chico, su hijo fue arrojado a la calle desde el vehículo. Aún en el supuesto caso de que el joven hubiera saltado, el incidente no es una muerte accidental o aprentemente accidental, como lo quieren presentar los medios de desinformación griegos y extranjeros. Es un asesinato. El revisor-cazador de comisiones y el conductor del vehículo, actuando como el brazo largo del Régimen, son los autores de este asesinato.
En un vídeo grabado unos minutos después del incidente, varios pasajeros del trolebús y otras personas trataron de atacar y agredir al esbirro del Régimen. Los policías que habían acudido al sitio del incidente en realidad lo protegieron de la cólera de la gente. Lo condujeron a la Comisaría, junto con el conductor del trolebús, pero no los detuvieron. Unas horas después los dejaron en libertad.
El miércoles 14 de agosto, un día después del asesinato, unas 300 personas, en su mayoría anarquistas, realizaron una marcha por las calles del barrio en que vivía el joven (vídeo). Antes de la marcha, la asamblea de los participantes en ella echó a los periodistas y fotoreporteros de todos los medios de desinformación y propaganda fuera del lugar de la concentración. Durante la marcha se pintaron y se gritaron varios lemas (por ejemplo “SS, maderos y revisores” y se rompieron máquinas de venta de billetes (fotos y vídeo).
El viernes 16 de agosto más de 2.000 personas presenciaron el funeral del joven asesinado por los esbirros del Estado. Anteriormente a la celebración del funeral, la mayoría de los participantes en él había tomado parte en una marcha que partió del punto del asesinato del joven y terminó en el cementerio donde se celebró la ceremonia. Durante la marcha se gritaron lemas como “Por un billete nos matan, basta con que aumenten sus beneficios” y “Los asesinatos no son instantáneos, constituyen la política del Estado”. Cuando los manifestantes se cruzaron con un trolebús, rompieron algunas de sus ventanillas y pintaron el el la palabra “asesinos”. Después del funeral la gente se dirigió a la plaza mayor del barrio, donde estallaron conflictos entre los manifestantes y la Policía. Se realizaron diez retenciones. Después de esta primera ola represiva, la gente volvió a reunirse en el sito del asesinato. Entonces los perros del Régimen procedieron a otras diez retenciones y se pusieron a perseguir y echar de la plaza mayor del barrio a la gente reunida. Unas horas más tarde todos los retenidos menos uno fueron puestos en libertad.
El sábado 17 de agosto por la tarde mucha gente empezó a reunirse de nuevo en el sitio del asesinato, bajo la vigilancia de una multitud de policías uniformados y secretos. Cuando la Policía exigió a los reunidos que se retiraran de la calle, amenazando con detenerlos, ellos se dirigieron a la plaza mayor del barrio, donde se celebró una asamblea.
El incidente del 13 de agosto no es ni aislado ni fortuito. Es el resultado de la violencia que ejercen diariamente los bravucones que se llaman revisores a centenares de personas que no pueden pagar el billete del transporte público o se niegan a pagar defendiendo su carácter público y su uso gratuito por el pueblo. Los revisores son los maderos de los medios de transporte masivo. Son los mercenarios del Régimen en el sector de la represión: Por cada multa que ponen se quedan con la mitad del dinero de la multa. Si alguien sostiene que «ellos simplemente hacen su trabajo», tendrá que explicar en qué consiste este «trabajo» y sobre todo a qué intereses sirve.
En esta sociedad el derecho a la vida depende de la posibilidad de pagar (en este caso el billete, en otros casos por cualquier bien o producto). En esta sociedad no sólo puedes hacer lo que te permite tu situación económica, sino que eres lo que puedes pagar. Los maderos y los revisores son los que salvaguardan la perpetuación de esta situación y de este sistema, con lo cual su trabajo es igual de sucio que los objetivos de sus patrones. En el caso del 13 de agosto le quitaron la vida a un joven de golpe. En el caso de nuestra vida lo están haciendo día tras día.

19/8/13

El arte de gobernar.

[o cómo ocultar las huellas de la dominación]

El ensalzamiento de ciertas formas de la vida actual (como la ciencia en tanto que objetiva, la familia o la escuela) en los medios académicos, e intelectuales en general, se hace mucho más patente como estrategia ideológica cuando más se intenta disfrazar de pura evidencia, de pura racionalidad, de naturalidad innegable. Nada tiene mayor legitimidad que aquello que aparentemente no la necesita: desde pequeños/as nos educan en la sumisión y en la obediencia pero a la vez nos hacen partícipes de una defensa de la libertad individual inviolable supuestamente garantizada por la democracia y que deja la política relegada al ámbito de la propia política, es decir, al ámbito público.
Tenemos la vida dirigida desde que nacemos: pertenecemos al principio a nuestros padres que deciden plenamente sobre lo que hacemos y lo que pensamos. La familia ejerce de mediación entre lo privado y lo público inculcando, normalmente, los valores propios del poder para que seamos una pieza más del sistema. Esta familia será el principal control que alerte a agentes externos a la misma (es decir, públicos) de supuestas anormalidades, convirtiéndose el entorno familiar en el primer sistema de vigilancia y castigo de actitudes que parecen objetivamente rechazables. Aquí encontramos desde la medicalización de la hiperactividad hasta la entrega a la policía de un hijo cuando su madre lo reconoció por televisión en unos disturbios. Y así pasamos a manos del sistema de enseñanza, donde los que han sido bien adoctrinados en cómo deben comportarse y pensar encajarán y, los que no, serán rechazados por la escuela. Estos futuros fracasos escolares están además justificados, en teoría, por criterios objetivos de no adaptación. Las materias y su contenido, asimismo, se venden como carentes de ideología y no vinculadas a ningún interés político o económico aunque responden punto por punto a lo conveniente al sistema de dominación. Esta falsa falta de ideología supone que la discrepancia del alumno no se vea como tal sino como falta de comprensión: la ideología que no se presenta como tal castiga a todo aquel que no la reconoce. Tras el paso por la educación encontramos la inserción en el mundo laboral, siempre condicionada por la sumisión que se quiere investir de pactada por estar mediada por un contrato firmado por ambas partes, que se enorgullece de ser libremente asumido aunque sea necesario para la supervivencia.
Por todo esto se observa cómo las relaciones familiares, la escuela, el trabajo normalizan, normativizan suprimiendo la insumisión mediante el miedo al castigo, al suspenso o la expulsión y al despido. Todo ello disfrazado de preocupación por parte de la familia, la escuela y el médico, que intentan educar y medicarnos siempre por nuestro bien, ya que si no seremos unos inadaptados incapaces de convivir con otras personas.
La situación no es muy distinta en lo que respecta al mal llamado tiempo de ocio, que se debería llamar más bien tiempo de consumo y que sólo tiene la función de cerrar la otra parte del sistema productivo para convertirlo en una construcción aparentemente inatacable. Así, todo lo que encontramos en nuestro tiempo de consumo son mercancías para consumir, personas para consumir, opiniones, sueños e ideas para consumir. Es decir, todas las opciones de consumo se encuentran dentro de un escenario controlado por las relaciones capitalistas, controlado por algo, en definitiva, externo a nosotros (es decir, público).
Hay un mecanismo subyacente en nuestro conformismo mucho más profundo que el miedo: la aceptación de la dominación porque no se ve como dominación. Es aceptar que lo normal como tal, es aceptar los criterios de autoridades como criterios válidos aunque no haya motivos para ello, es aceptar un concepto de libertad controlada, un concepto de libertad limitado que sólo implica que el gobernante o el empresario pueda o no tener en cuenta de lejos ciertas opiniones nuestras, concepto de libertad limitado porque se traduce en elegir entre un número limitado de opciones ya dadas en vez de inventar nuevas (bien sea la elección entre dos partidos políticos en vez de poder elegir el sistema político mismo, bien sea la elección entre un número limitado de formas de ocio en vez de poder construirlas lejos de la lógica capitalista). Así aceptamos el trabajo asalariado y no la esclavitud: rechazamos la esclavitud que no firmamos en vez de darnos cuenta de que nuestra firma lo único que hace es constatar la victoria del poder sobre nosotros y no al revés porque las condiciones las siguen poniendo la clase dominante.
Esta aceptación, que parece un sinsentido en principio, se consigue, por un lado, gracias a ese argumento conformista de “podría ser peor”. Por otro lado, se hace gracias a la cultura y la universidad como aparatos que construyen intelectualidad al servicio del poder. Como aparatos legitimadores, intentan evidenciar la objetividad de lo que se considera normal, de los criterios pedagógicos del sistema de enseñanza y de la libertad que, por otro lado, resulta sólo garantizada, según ellos, por este sistema democrático que tenemos, culmen del perfeccionamiento político de los sistemas políticos anteriores. Por último, se consigue mediante un control total de nuestra vida que no se manifiesta como poder: de puertas para dentro el Estado moderno no es más que un imperio que ejerce (o pretende ejercer) su poder infinito sobre los sujetos, sobre todas las facetas de la vida de los sujetos, moldeando la subjetividad de éstos a su conveniencia, es decir, como trabajadores/as y ciudadanos/as obedientes, el súbdito moderno. Familia, escuela, medios de comunicación… construyen un discurso en el que nos movemos, el discurso que construye lo que es real y lo que no y nos construye a nosotros/as mismos. Aunque estamos condicionados desde pequeños/as a pensar lo que quieran que pensemos, nos hacen creer interesadamente que vivimos en el único régimen político que defiende la libertad individual lo cual se consigue separando lo personal y lo político. La íntimidad, para estos intelectuales varios y para esta sociedad, es intocable, lo personal no es político. Lo personal es la alfombra bajo la que se esconden arraigadas relaciones de poder que no conviene descubrir (como el patriarcado) y es el plano en el que quedan las convicciones, la ética, etc. ya que en la política, para poder hacer convivir a tantas sensibilidades, debe ser simplemente una mediación entre todas. El contrato mismo que da poder a un gobierno es incuestionable, parece obvio que no podemos vivir aislados e igual de obvio que cada uno tiene distintas sensibilidades, pretendiendo obviar así todos los factores que socialmente le constituyen y todos los poderes que se disputan a la persona desde su nacimiento. Estos poderes son el propio Estado que inculca una ideología jerárquica, un capitalismo que pretende que nos reconozcamos sólo como trabajadores identificados con la empresa, la iglesia que nos anula como persona cambiando nuestra conciencia por un dios externo que cuya palabra sólo ella conoce… Así, se pueden dar por hecho, porque les interesa para seguir en su estatus político, que existen distintas sensibilidades contrapuestas o intentar entender por qué una persona no se reconoce como oprimido/a cuando lo está siendo. Este concepto de individuo con unas características particulares que parecen ser naturales o caer del cielo es, por lo tanto, la construcción que más facilita su propia dominación por ser presentada en su totalidad como natural: el/la niño/a normal lo será por naturaleza y el/la díscolo/a lo será por naturaleza, obviándose la violencia que se ejerce sobre él/ella para adaptarlo al sistema. Este concepto de individuo permite la construcción de todo un sistema médico y judicial que busca en los rasgos físicos y biográficos del individuo el origen de su insumisión, que condena para reinsertar al individuo culpable en una sociedad libre de toda responsabilidad sobre ese individuo problemático por sí mismo.
Así, se propugna el individualismo de “Tu libertad termina donde empieza la del otro” (o lo que es lo mismo, hablar del derecho a ir al trabajo en día de huelga), es decir, nada te une al otro, no hay comunidad posible sólo convivencia mediada por el gobierno, lo cual esta muy lejos del “No soy verdaderamente libre más que cuando todos los seres humanos que me rodean, hombres y mujeres, son igualmente libres. La libertad de otro, lejos de ser un límite o la negación de mi libertad, es al contrario su condición necesaria y su confirmación” de Bakunin, cuyo pensamiento es proscrito calificándolo de irrealizable, lo cual resulta evidente teniendo en cuenta las formas de pensamiento en las que nos educan, es decir, en las que nos adoctrinan con esmero para que escapar de ellas sea más difícil que escapar de una cárcel de alta seguridad. Si todo ello lo mezclamos con un poco de sociobilogía, o lo que es lo mismo, reduccionismo biológioco al servicio del orden actual alcanzamos que todos actuamos conforme a instintos naturales que nos llevan a una lucha por la supervivencia. Como vemos, todos los aparatos del sistema (enseñanza, instituciones judiciales, instituciones médicas, medios de comunicación…) reman convenientemente en el mismo sentido.
El anarquismo, como comunismo libertario, como forma de comunidad se ve abocado al destierro en una sociedad constituida sobre la presunción de un individuo atómico cuya libertad individual (en el sentido más laxo de la palabra que se refiere simplemente a un ser que es consumir —ya sean objetos, personas o partidos—, libertad entendida unida al nivel de vida, mejor dicho, de consumo pero a la vez entendida como propia, irrenunciable y quasinatural sino natural directamente) hay que defender mediante un sistema político ajeno a él mismo. El anarquismo, lejos de ser libertad, pasa a ser presentado como la antesala del totalitarismo: un sistema que niega al individuo igual que lo hizo el nazismo y el comunismo soviético. Sesgando el análisis, se obvia la autoridad en estos procesos históricos para decir que lo que llevó al nazismo fueron los sentimientos de comunidad o de grupo, “la rebelión de las masas” en la que el franquista Ortega y Gasset incluía el nazismo y el anarquismo: el problema no es que se eliminara la conciencia de la comunidad para ser ocupado este lugar por el Führer, el problema resulta ser el grupo mismo representado como identificación de la vida privada con la política. Condena constante a la comunidad, ensalzamiento constante de un individuo infantil, tan construido como desvalido de forma natural, que necesita que garanticen sus derechos. El discurso actual no es que condene el anarquismo, directamente lo intenta hacer imposible pretendiendo que suene absurdo.
Conviene mantener bien oculto que el sistema actual, con todos sus pormenores, es creado por y para unos intereses, conviene presentar al individuo atómico actual y a la familia como simplemente dados por la naturaleza, conviene presentar al sistema político actual como el resultado del avance, del progreso, como el mejor sistema posible dados esos agentes naturales que hay que preservar. Conviene ocultar cómo se manipula la vida íntima del individuo y acusar a las formas de organización en comunidad de hacerlo. Conviene demonizar la defensa de que lo personal es también político, ya que esto implica una plena decisión sobre la vida propia y sobre lo político, decisión que el sistema político actual le debe negar a cualquiera. Mientras, se intenta tapar a toda costa todos los factores externos que han violentado nuestro desarrollo desde pequeños/as (se intenta ocultar, por ejemplo, como parte de la vida privada y ajeno a lo político, el patriarcado, se intenta presentar como eficiencia la distribución temporal y espacial de la escuela cuando es una forma de forzar la sumisión, etc.): el peligro no está en absoluto en que lo político decida sobre lo personal, al revés, esto es el ideal que ahora mismo se busca ya que implica individuos totalmente identificados con el sistema político eliminando la desobediencia, el peligro está en que las personas decidan, con su vida y con sus actos, sobre los temas que son reconocidos como políticos. Conviene hacernos creer que lo que pasa de puertas para dentro es íntegramente nuestro mientras es manipulado, empaquetado y vendido. Hay abierta una guerra, hay que desenmascarar los intereses ideológicos que asumimos porque no nos parecen tales. Hay una guerra abierta para arrancarnos a nosotros/as mismos/as de este sistema que nos ha intentado hacer a su imagen y semejanza, que nos coloniza el pensamiento, hay una guerra abierta para luchar por la recuperación de nuestra vida.

Texto extraído de la publicación Impulso nº 1